A veces la gente se enamora no de la persona con la que está, sino de quien espera que sea. Hoy te pregunto a ti.¿Alguna vez te has dicho a algo de esto en tus relaciones de pareja?

  • “Sé que cuando ocurra [insertar evento], realmente lo logrará.”
  • “Lo/la veo por su potencial.”
  • “Estoy aguantando porque creo que si cambia A, B y C, sería una pareja maravillosa.”
  • “Sé que en el fondo, hay algo bueno dentro de él/ella.”

Si es así, puede que te hayas involucrado en lo que se llama un “vínculo de fantasía”.

¿Que es un “Vinculo de Fantasía?

Este término se refiere a vincularte con alguien basado en quién crees que puede ser o será en el futuro. Esto no es lo mismo a querer envejecer con alguien y emocionarte de ver su crecimiento a través de la vida. Esto es estar de acuerdo con su mal comportamiento porque esperas que algún día la persona cambie y te brinde algo mejor.

Tal vez tu pareja está distante o continúa lastimándote e inventas excusas para ello. Sea lo que sea, no hay verdadera intimidad y cuidado entre ustedes. Sin embargo, te convences de que “algún día” cambiará. Hasta das por hecho que tu pareja será lo que tu quieres cuando las circunstancias cambien…

  • “Cuando nos mudemos juntos…”
  • “Si nos casamos…”
  • “Si tenemos hijos…”

Puede que te preguntes, ¿Significa que no puedo tener esperanzas de un cambio en mi relación? Las cosas cambiarán si ambas personas están dispuestas a asumir a lo que se enfrentan y a trabajar juntas para crear una relación saludable.

La cuestión es que no estás en contacto con la realidad de quién es tu pareja y en su lugar estás creando una versión imaginaria de lo que podrían ser. A menudo no hay garantía de que esta persona imaginaria se manifieste en la vida real, así que en realidad, te estás conectando con una fantasía.

En vez de hacer un balance de quién es tu pareja en este momento y de identificar que no te gusta de su comportamiento, te disocias de tu realidad mientras te aferras a un futuro imaginado.

¿Por qué Creamos “Vínculos de Fantasía”?

Cuando tienes un “vínculo de fantasía” con alguien, a menudo te encuentras en una relación que de alguna manera imita a lo que has experimentado cuando eras niño/a.

Si tuviste padres distantes y/o abusivos, puede haber sido un gran desafío para ti. Además, si crees que fue tu culpa que ellos no hayan cubierto tus necesidades, el mundo puede convertirse en un lugar muy aterrador. Puede que te hayas preguntado, ¿Quién me mantendrá a salvo?

En vez de eso, construiste defensas. Estas te sacaron de la realidad para mantenerte seguro y en su lugar te llevaron a la fantasía. “Una vez que mi madre deje de estar estresada, dejará de beber tanto”. O, “Mi papá dijo que tan pronto como termine su contrato con su trabajo, podrá venir a verme”. Sé que nos divertiremos mucho entonces!”

Los vínculos de fantasía en las relaciones adultas imitan exactamente lo que sentiste cuando eras niños y cómo mantuviste tu vínculo con tus padres incluso cuando la conexión con ellos en ese momento fue poco saludable.

¿Cómo dejar de Apoyarte en los “Vínculos de Fantasía”?

Si no tomas conciencia de tu patrón de “imaginar” quién podría ser alguien es probable que entres en un ciclo de desilusiones o relaciones dañinas. Para superar estos vínculos, debes estar dispuesto a trabajar tus propias defensas, ver a la persona por quien es y comprometerte con ella desde un espacio auténtico.

Debes enfrentar quien eres, y debes enfrentar quien es tu pareja. Debemos ver las cosas tal como son y preguntarte: “¿Qué puedo hacer con lo que se me ofrece ahora mismo? Si piensas que esa persona sigue siendo adorable tal como es, entonces ahí es cuando puedes crear una verdadera intimidad. Pero si no, entonces la conexión sólo se mantiene a través de la fantasía.

La gente te dice quiénes son con su comportamiento. Escucha.