Los conflictos interpersonales ocurren en todas las áreas de nuestras vidas y el trabajo no es diferente. No es necesariamente algo malo tener un conflicto. De hecho, la mayoría de las personas con experiencia en la comunicación entre humanos te dirán que el conflicto puede ser algo bueno. La clave es ser capaz de lidiar con ello de la manera correcta.

Si no se puede solucionar un conflicto a través de la resolución, sólo sirve para convertirse en un bloqueo de carreteras. Tener la capacidad de trabajar a través del conflicto de una manera significativa puede tener muchos resultados positivos. El truco, por supuesto, es tener algunas reglas y formas de trabajar a través de ella hasta la conclusión. Dicho esto, veremos algunos conflictos personales, sus causas y las reglas básicas para tratar los problemas interpersonales en el trabajo, según expertos.

¿Qué es un Asunto Interpersonal?

Antes de empezar es importante aclarar dos términos que pueden generar confusión: “asunto interpersonal” y “conflicto interpersonal”. Ambos significan más o menos lo mismo, así que cuando escuches un término en lugar del otro, no te confundas.

En un sentido más amplio, un conflicto interpersonal es un desacuerdo de alguna manera entre dos o más personas. El desacuerdo puede ser físico, mental o emocional.

Ya que estamos hablando de conflictos interpersonales en el trabajo, es una buena idea expandir esto un poco más. Cuando los conflictos interpersonales ocurren en el lugar de trabajo, pueden reducir la productividad y hacer mella en la moral. En el trabajo, toma la forma de que una persona, o un grupo de personas, que frustran o dificultan los esfuerzos de otra persona o grupo para lograr una meta. Esto no siempre se hace a propósito, como veremos. Sin embargo, puede ser muy frustrante y causar muchas ineficiencias.

Tipos de Conflictos Interpersonales

Veamos los tipos de conflictos interpersonales.

 conflictos-intrapersonales-en-una-empresa Conflictos de Políticas

Los conflictos de políticas son desacuerdos sobre cómo manejar una situación que afecta a ambas partes. Esto sucede en una variedad de situaciones. Digamos que tú y un compañero de trabajo son asignados para completar un proyecto juntos. Cuando te sientas a pensar en la mejor manera de completar el proyecto, se hace evidente que piensas que una forma es la mejor y que tu compañero de trabajo siente que otro método es mejor.

Al examinar un ejemplo ajeno al trabajo, una situación fácil es la del matrimonio. Por ejemplo, tal vez pienses que tú y tu cónyuge deberían estar ahorrando 10% para la jubilación y tu cónyuge piensa que 5% es suficiente. Estos son ejemplos de conflictos de políticas. Muchas veces, se puede llegar a un resultado de tipo ganar-ganar donde cada uno obtiene la mayor parte de lo que quiere con un pequeño compromiso.

Conflictos de Valores

Todo el mundo tiene un conjunto de valores diferentes. Puede que tengas valores que son muy cercanos a los de los demás, pero cada uno tenemos nuestros propios valores específicos. A veces, cuando se tiene una discusión continua con alguien, es fácil pensar que está siendo obstinado. Normalmente, la razón subyacente es la diferencia de valores.

En la vida de familia, podrías pensar que es mejor criar a tus hijos de cierta manera y tu cónyuge tiene una opinión diferente. En el trabajo, tal vez tu jefe piense que está bien establecer una forma de pago para los ingresos derivados y tú pienses que esa no es la manera de hacer negocios. Los conflictos de valores suelen ser bastante difíciles de resolver porque están más arraigados.

Conflictos del Ego

Los conflictos del ego también son bastante duros. En esta situación, perder un argumento, o que se piense que está mal, en realidad puede dañar la autoestima de una persona. Esto es como una lucha de poder.

Digamos que sientes que tu cónyuge casi siempre escoge dónde salir a cenar. Esto parece suceder hasta el punto de que sientes que estás perdiendo poder en la relación porque parece que siempre toman la decisión. Así que en lugar de dejar que tu cónyuge siga escogiendo el restaurante en el que comes, casi siempre terminas discutiendo sobre dónde comer.

Es fácil ver este tipo de conflictos en el trabajo. Piensa en todas las veces que te han pedido que hagas algo que realmente no quieres hacer. No quieres sentir que te están tomando ventaja, así que encuentras la manera de esquivar el trabajo, ponerlo en otra persona, o simplemente ignorar la petición.

¿Qué Causa el Conflicto Interpersonal?

Hay una larga lista de lo que puede causar conflictos interpersonales. Ya que nos estamos enfocando en nuestro ambiente de trabajo, veamos las 5 causas principales de los conflictos interpersonales en el lugar de trabajo.

Frustración y Estrés

Las personas que se sienten estresadas y frustradas en el trabajo tienden a tener más conflictos. Sencillamente, las personas son más irritables y pueden alterarse unos a otros mucho más fácilmente que en otras ocasiones.

El mejor curso de acción comienza con ser consciente de la situación. Cuando veas que tus compañeros de trabajo están frustrados, mira lo que puedes hacer para reducir el nivel de estrés. Los gerentes excepcionales son muy buenos en esto. Pueden eliminar los obstáculos y las frustraciones de su equipo.

 conflictos-intrapersonales-y-interpersonales

Malentendidos

¿Recuerdas lo que dicen cuando se asume que algo está bien? Siempre es mejor tener claridad sobre un tema si no tienes claro cuáles son las expectativas.

Los malentendidos son fáciles de encontrar. Un área enorme que puede causar conflictos interpersonales debido a malentendidos es tener expectativas diferentes en un trabajo, papel, proceso o cualquier cosa relacionada con el trabajo.

Falta de Planificación

Este también es muy común. Muchas empresas o departamentos dentro de las empresas trabajan por crisis. Es decir, no tienen planes para muchas cosas, simplemente reaccionan a situaciones de crisis.

Las cosas nunca parecen mejorar porque no tienen un proceso para hacer algo mejor. Están demasiado ocupados corriendo como si su pelo estuviera en llamas. Y cuando se apaga el fuego, se relajan durante un día o dos hasta que se desata el siguiente incendio. Esto puede causar muchos conflictos y señalar con el dedo.

Mala Comunicación

La mala comunicación puede llevar a tantos problemas. Los conflictos interpersonales en el trabajo son grandes. Seguramente puedes pensar en muchos ejemplos en los que la mala comunicación llevó a la discordia en el lugar de trabajo.

¿No recibiste el email que el resto de nosotros vimos? Me pregunto por qué será. La reunión se ha trasladado a una nueva hora y lugar, ¿no lo sabía? El jefe me dijo que se supone que debemos trabajar con el equipo de compras en esto, ¿qué te dijo? Y así sucesivamente.

7 Reglas Básicas para Tratar los Conflictos Interpersonales en el Trabajo

Ahora que ya revisamos lo que son los conflictos interpersonales, y algunos de los tipos y causas, enfoquemos nuestra atención en cómo lidiar con ellos. Aquí hay 7 reglas básicas para tratar los conflictos interpersonales en el trabajo.

 conflictos-intrapersonales-en-el-trabajo 1. Reconoce el Problema

El primer paso para resolver cualquier problema es reconocer que existe un problema. Cuanto más tiempo entierres la cabeza en la arena y finjas que no hay conflicto, peor será.

Una vez que hayas reconocido el conflicto, míralo objetivamente. Sé abierto y honesto contigo mismo sobre la parte del conflicto a la que puedes haber contribuido. Míralo desde una variedad de ángulos, no sólo desde el tuyo. Averigua qué puedes hacer para ayudar a resolver este conflicto.

2. Abrir las Líneas de Comunicación

Piensa en esto como si te ofrecieran la bandera de la paz. Una vez que hayas reconocido que hay un conflicto, sé tu mismo el que abra las líneas de comunicación.

Ponte en contacto con la otra persona o personas y organiza una reunión para discutir el conflicto. Trata de abordar la próxima comunicación con espíritu de colaboración. Recuerda que todos están trabajando hacia la misma meta, está bien diferir en el camino a tomar. Trabaja para crear un sentido de equipo que todo el mundo puede respaldar.

3. Enfócate en el Problema, no en la Otra Persona

Intenta no tomarte las cosas como algo personal cuando te enfrentes a estos conflictos. Es muy fácil pensar que alguien te está causando daño cuando en realidad, eso rara vez es cierto.

Mantén tu enfoque en el problema y no en la otra persona o personas. Recuerda concentrarte en resolver el problema y no cambiar a otra persona. Es muy poco probable que puedas cambiar a otra persona. Busca maneras de colaborar para llegar a una resolución que funcione para todos.

4. Apégate a los Hechos

Esto es similar a enfocarse en el problema y no en la persona, pero lo profundizas un paso más. Al examinar por qué está ocurriendo un determinado conflicto, haz lo mejor que puedas para atenerte a los hechos. Puede ser que se trate de otra persona, pero fíjate en las razones subyacentes.

Por ejemplo, tal vez el conflicto es que Ana no contesta correos electrónicos críticos de manera oportuna. Es dudoso que lo esté haciendo sólo para hacer enojar a la gente. Intenta la técnica de los 5 Porqués para descubrir la verdadera razón de por qué. Es muy posible que tu compañera tenga demasiadas cosas que hacer y que esté simplemente abrumada. ¿Qué se le puede quitar de la lista de tareas para que pueda concentrarse en las cosas más importantes? ¿Existen procesos que puedan ser implementados que ayuden a que las cosas pasen más rápido? Apégate a los hechos.

5. Trata el Problema Cara a Cara

Es difícil abordar un conflicto virtualmente. Un correo electrónico aquí y allá no parece llegar al meollo del asunto la mayor parte del tiempo. Tampoco es muy beneficioso tener una reunión de 10 minutos en la oficina de alguien cuando el teléfono está siempre sonando y sus ojos siguen volviendo a la incesante avalancha de correos electrónicos entrantes.

Calcula una hora y un lugar para reunirte en persona, lejos de las distracciones. De esta manera se tiene el tiempo y la concentración necesarios para abordar realmente el conflicto. Sin mencionar que sentarse al otro lado de la mesa frente a alguien contribuye en gran medida a mejorar la relación.

conflicto-intrapersonal-causas

6. Elige tus Batallas

Es muy fácil escoger casi cualquier cosa, especialmente si no eres tú quien lo hace. En general, todos tendemos a pensar que hay una manera correcta de hacer las cosas, generalmente la nuestra. Recuerda que siempre hay una manera equivocada de hacer las cosas, y puede ser tu forma o la de otra persona.

Por ejemplo. Puede ser que la ineficiencia de los procesos en tu rabajo, así como la de algunas de las personas que trabajan en esos departamentos, te frustren. No tiene sentido considerar cada uno de estos conflictos como un problema y ponerte a resolverlo. Hay muchas cosas fuera de tu control y francamente no valen la pena que pases mucho tiempo en ellas.

Si es simplemente una molestia, déjela ir y concentrate en las cosas que son más importantes para ti.

7. Toma una Decisión y Actúa al Respecto

Por último, una vez que hayas abordado el conflicto con la otra parte o partes, es hora de cerrar el trato. Cuando hayas tomado una decisión sobre cómo manejar un conflicto, haz un plan de acción. Y lo más importante, llevalo a cabo.

No le hace ningún bien a nadie tomarse el tiempo y gastar la energía resolviendo conflictos interpersonales en el trabajo y luego no hacer nada al respecto. Una vez que lo hayas resuelto, da el paso final y toma las medidas necesarias para resolverlo.

Conclusión

Así que ahora, ya has aprendido lo que es un conflicto interpersonal, así como algunos diferentes tipos. También has comprendido algunas de las causas más comunes de los conflictos interpersonales en el trabajo.

La próxima vez que tengas dificultades para tratar con otros en el trabajo, recuerda estas 7 reglas básicas para resolver conflictos interpersonales, nunca fallan. También recuerda que crear un plan de acción basado en estas reglas básicas te ayudaran a crear un ambiente orientado al trabajo en equipo donde todos puedan prosperar.