La mayoría de nosotros hemos descubierto en algún momento, que dormir luego de un día muy agitado no siempre es fácil. Empiezas a recordar todo lo que pasó durante el día, o bien, empiezas a pensar en todo lo que tienes que hacer mañana.

Todo esto puede dificultar la relajación y evitar que te duermas.

Afortunadamente, encontré unas técnicas de relajación muy simples y fáciles para relajarme cuando estoy en la cama. Te aseguro que también puede ayudarte a ti.

¿Por Qué es tan Difícil Relajarse?

La psicología del sueño y la relajación es fascinante porque a diferencia de levantar un peso o trabajar en un proyecto, esforzarse por relajarse generalmente te hace sentir más tenso. Intentarlo es, por definición, incompatible con la relajación. Pero debido a que ” esforzarnos más ” es la manera en que resolvemos muchos otros problemas, a menudo tratamos de relajarnos de esta manera.

Debemos entrenarnos para aliviar la tensión de manera diferente.

La Técnica de la Escalera Relajante

El objetivo de esta técnica – que es la que me funciona para relajarme en la cama – es relajarte gradualmente, en pasos.

Práctica Paso a Pasoejercicios-de-relajacion-para-dormir

1. Inhala, pero no te preocupes por la relajación o incluso trata de relajarte mientras lo haces.

2. Al exhalar, relaja los músculos. Visualiza que tu cuerpo se vuelve ligeramente más relajado a medida que exhalas. El objetivo es estar un poco más relajado después de exhalar y no antes de empezar.

3. Si conoces tus áreas de tensión (generalmente tus hombros, cara o mandíbula, manos, piernas y pies o tu abdomen), alternativamente puedes enfocarte en un área y concentrarte en relajar esa parte de tu cuerpo.

4. En la próxima inhalación, de nuevo, no te preocupes por la relajación o cualquier tensión muscular persistente. Está bien si empiezas a tensarte de nuevo. Este es tu período “libre”, en el que no estás obligado a hacer o probar nada.

5. En tu próxima exhalación, relájate un poco más.

Repite estos cinco pasos todo el tiempo que necesites.

Simple, ¿verdad?

¿Qué estas Técnicas de Relajación Funcionan?

La exhalación es conductora de la relajación.

Incluso el movimiento hacia abajo de exhalar encaja con el movimiento hacia abajo de una mandíbula y hombros relajados (fortalezas de tensión comunes).

La razón por la que “tratar de relajarse” por lo general no funciona es porque cuanto más lo intentas, más presión se acumula. Intentarás relajarte conscientemente y te darás cuenta de que aún no estás relajado, así que sigues intentándolo, y cuando eso no funciona, te esfuerzas más. Mientras tanto, eres plenamente consciente de que has estado tratando de relajarte y no lo has conseguido. ¡y la tensión sigue aumentando!

Lograr una relajación profunda es un proceso gradual. Con estos ejercicios de relajación superas el ciclo problemático de intentar relajarte y terminar aún más tenso. Te estás relajando en momentos muy específicos (durante la exhalación) cuando es más fácil para tu cuerpo hacerlo. No siempre podrás relajarte por completo con cada respiración.

tecnicas-manejo-del-estres

Es como bajar una escalera, haciendo una breve pausa después de cada paso. Y con cada paso, verás tu progreso y ganarás confianza en tu habilidad para reducir tus niveles de tensión.

La relajación está fuertemente ligada a la confianza. Cuando se trata de la relajación al a hora de acostarse, es necesario tener confianza en la capacidad de relajarse para poder relajarse realmente. Esta técnica aumenta tu confianza en la relajación, y cada exhalación es una oportunidad fácil para descansar un poco más.

Prueba esta técnica de alivio del estrés ahora mismo. Puedes estar sentado en casa o en tu escritorio. Cada respiración profunda es un paso más hacia la relajación completa, y es posible que llegue antes de lo que crees.

Si quieres aprender nuevos hábitos saludables y lidiar con el estrés, lee otros artículos interesantes la sección dedicada al tema.