Con las demandas del trabajo, la familia y la sociedad, el estrés a veces puede sacar lo peor de nosotros. No ser capaz de manejar el estrés adecuadamente no solo es un riesgo para nuestra salud, sino también para nuestras relaciones y entorno. Aunque no podemos controlar los factores externos que nos estresan con facilidad, si tenemos un control completo sobre cómo tratarlos. Aquí les comparto algunos consejos sobre cómo manejar y reducir el estrés en nuestra vida diaria.

1. Hacer Una Cosa a la Vez 

Como todos lo sabemos y lo vivimos diariamente, la presión de nuestra sociedad nos obliga a hacer muchas cosas al mismo tiempo. Con todos los plazos que deben cumplirse, todos deberíamos saber cómo dominar el arte de la multitarea.

Si bien esto puede permitirnos terminar muchas cosas, este constante malabarismo entre actividades conduce al estrés y al agotamiento. Aprender a concentrarse en una cosa a la vez es de suma importante. Esto no solo reducirá los niveles de estrés, sino que también mejorará la productividad porque la mente se concentrará en una sola tarea a la vez.

 

2. Caminatas por las Mañanas

Caminar es una de las formas más fáciles de hacer ejercicio cardiovascular. Una vez que nuestro corazón está entrenado, libera hormonas de felicidad que nos hacen sentir mejor.

Para maximizar los beneficios de caminar, comenzar el día con una caminata al aire libre es una buena idea. Lo ideal sería hacerlo parte de la rutina diaria de las mañanas. Además de los beneficios de caminar, el aire fresco y la naturaleza liberarán la mente y nos darán nuevas perspectivas.

 

3. Ejercicio Físico 

Creemos que no hay duda alguna de que no se puede llevar una vida saludable sin algo de deporte de forma regular. Además del hecho de que el ejercicio nos ayuda a mantener o perder peso y reduce nuestro riesgo de enfermarnos, también reduce nuestros niveles de estrés.

¿Como el ejercicio puede hacer eso?

El ejercicio produce endorfinas. Neurotransmisores en nuestro cerebro que mejoran nuestra capacidad de dormir y actúan como analgésicos naturales que, a su vez, reducen el estrés.

30 minutos de ejercicio diario mejora la condición física y tiene una larga lista de beneficios.

 

 

4. Escuchar Música

Se dice que la música es el alimento del alma. Hay una verdad en este proverbio popular, porque la música nutre nuestra alma y nos pone en un estado de calma y receptividad.

Cada vez que te encuentres en una situación estresante, escucha tu canción favorita y te sorprenderá cómo cambian las cosas. Un día agitado y estresante en la oficina puede desvanecerse si reproduces tu lista de reproducción favorita en segundo plano.

 

5. Crear un Calendario

El estrés y la tensión disminuyen cuando las cosas desaparecen. Cuando no sabes cómo administrar adecuadamente las 24 horas del día y tareas pendientes se acumulan, puedes salirte rápidamente de control.

Dedica un tiempo de tu semana y crea el hábito de organizar tu calendario. Haz una lista de todas las cosas que necesitas hacer en 24 horas y deles a cada una un tiempo específico para completarlas. Házlo antes de comenzar el día para saber cómo organizarte y poder hacer lo más que puedas.

hormona-del-estres-vida-diaria

6. Todos los Días, Divertirse! 

La risa es el mejor médico. Gratis y efectiva. En lugar de estresarse cada vez que se comete un error, búrlate de ti mismo. Tener una perspectiva positiva y divertida te hará sentir mejor.

Busca las cosas que te gustan hacer. En la vida diaria, a veces tenemos que dejar el trabajo a un lado y sumergirnos en actividades que nos encantan para recargar nuestras baterías. Rodéate de personas que sepan divertirse. La vida es demasiado corta para gastarla en ira o estrés.

 

 

7. Hacer Alguna Actividad Creativa 

Combate el estrés participando en actividades que estimulen la creatividad. Los expertos recomiendan anotarse en una clase de pintura, música o arte. Encuentra un área que realmente te interese y explora tu creatividad. No hay límite para lo que puedes hacer si abre los ojos a tus habilidades. Si no puedes ser el próximo Mozart o Miguel Ángel, al menos te has divertido explorando tu lado creativo.

8. Pasar Tiempo con Familiares y Amigos 

La familia y los amigos son nuestros grupos de apoyo en la vida diaria. Estarán allí en todos nuestros momentos, tanto felices como tristes. Pasar tiempo con ellos trae consuelo y felicidad. Entonces, cada vez que te encuentres en una situación estresante, llama a tus seres queridos. No es necesario ir a un buen restaurante o hacer cosas extravagantes juntos para aliviar el estrés. Incluso una simple llamada te pondrá de un mejor humor.

9. Reír 24/7

Las personas felices están menos estresadas que las desafortunadas. Saber reír es probablemente la forma más barata y efectiva de reducir el estrés. Mira una película o video divertido, lee un chiste o incluso puedes reírte de ti mismo. Encontrar humor en todas las situaciones, incluso las estresantes, definitivamente hará que tu estado de ánimo mejore considerablemente.

10. Ayudar a los Amigos 

Cuando ayudamos a alguien que lo necesita, especialmente a un amigo o ser querido, sentimos un maravilloso sentimiento de felicidad. Así que no dudes en ayudar, porque no solo ayudas a los demás, sino que también te ayudas a ti mismo.

No debes vivir con estrés todos los días. Aprende a cómo superarlo simplemente implementando estos consejos a diario. Te sorprenderá cómo estos hábitos pueden hacerte más feliz.