Conoce el Ingrediente Secreto que te Falta para Lograr tus Metas

cumplir las metas

Nuestra vida es una constante búsqueda de logros, metas y anhelos, pero no siempre llegamos a la cúspide que nos permite alcanzarlos. En muchas ocasiones nos quedamos a mitad de camino y perdemos la motivación, viendo cada vez más lejos aquello que nos habíamos propuesto, lo que nos lleva a desechar inconscientemente los nuevos hábitos que habíamos adquirido y retomamos los viejos.

¿Te has preguntado por qué? ¿Cuál será el factor que pasamos por alto? A pesar de que la mayoría cree que es una cuestión de iniciativa y perseverancia, también es cierto que muchos desconocen que se trata de la mentalidad que tengamos, pues este aspecto es que el que hace que nos demos por vencidos o que continuemos. ¡Hoy te contamos cuál es el ingrediente secreto para alcanzar tus metas finalmente!

La autoindulgencia: La calve de todo

Lo que necesitas es aprender a resolver los problemas sin importar su magnitud y desarrollar nuevos y poderosos hábitos que te lleven hasta la cima de tus sueños – y por qué no más allá. Requieren de más disciplina para cumplir tus metas.

La Bishop’s University realizó un estudio de la mano de numerosos investigadores a un grupo de más de 3000 personas. Este estudio determinó que quienes son capaces de crear positivos hábitos y cambiar notablemente su vida no están “ni más” “ni menos” motivados que el resto, ni siquiera son más disciplinados, sino que lo que lo que los diferencia es la AUTOINDULGENCIA.

¿Qué es la autoindulgencia? La posibilidad que tenemos de perdonas nuestros propios errores, aceptar todos nuestros comportamientos, debilidades y fallos y trabajar en enmendar para continuar. Ser una persona autoindulgente significa que empieces a tratarse con bondad, cariño y comprensión, como si estuvieses ayudando a alguien más, un ser querido, un abuelo o un niño; pero ahora es contigo mismo.

¡No lo confundas con “autocompasivo”! Estos son sujetos que se tienen lástima, evitan las críticas y autocríticas y no son capaces de aceptar realidades sobre sí mismos. Por lo contrario, no te castigues continuamente y no te recrimines cuando te equivocas, pregúntate en lugar de esto, cómo podrías hacer las cosas diferentes para cambiar tus hábitos y mejorar en lo que está mal.
¡Enfréntate contigo mismo pero de forma armoniosa!

La autoindulgencia te apartará del constante pensamiento de: “soy un perderdor”, permitiéndote tener un concepto mejorado de ti mismo para funcionar de forma más eficaz, ser más productivo en tus labores y resolver problemas con entereza y madurez.
Quienes piensan en pro de solventar inconvenientes y conocerse muy bien dejar las emociones por fuera de lo que les sucede y se ven obligados a analizar las situaciones con mayor objetividad.

No se trata de juzgarte ni de criticarse, solo indaga en las causas y busca resoluciones viables tu tienes el poder de elegir. En vez de ser rudo contigo mismo, añádete presión para funcionar mejor y alcanzar tus metas.

metas cumplidas

Cómo ser autoindulgente y tener éxito

No creas que es difícil llegar a este nivel de conciencia y plan de acción para alcanzar tus metas colocando a la autoindulgencia como clave para tu éxito, todo lo contrario. La mejor estrategia recomendada por psicólogos y expertos consiste en que pienses que en tu interior hay un pequeño niño asustado que requiere de ayuda.

Cuando estés decepcionado por tus comportamientos, porque algo falló, porque te falto la disciplina adecuada para desempeñar alguna tarea en tus objetivos, piensa en qué le dirías a ese infante atormentado.

¿Cómo lo tratarías? ¿Qué le dirías para motivarlo? ¿Lo escucharías? ¿Le gritarías, criticarías o dañarías su autoestima haciéndolo sentir mal? O por el contrario, ¿le ayudarías a encontrar una solución, motivándolo para continuar a pesar de los tropiezos? He aquí la mejor manera de aprender a ser autoindulgente.

Trátate como a ese pequeño y piensa que tus errores son fuentes potenciales de aprendizaje, crecimiento y desarrollo tanto personal como laboral. ¡No hay razones para castigarte!

Añádele este ingrediente secreto a tu fórmula para alcanzar tus metas y notarás cómo el camino hacia el éxito es más fácil, provechoso y ameno a pesar de las piedras que se puedan tropezar. Esto aplica para cada ámbito de tu vida. Así que ya sabes, trabaja en la autoindulgencia y fomenta en ti mismo nuevos y mejorados hábitos.

¿TE GUSTA ACTIVA?

Nuestro mejor contenido directo a tu correo. Suscribete!

Gracias por suscribirte!

Ay algo que no anda bien!