Sabías que el ejercicio intenso puede ser una de las mejores formas de combatir el estrés. ¿Qué puede ser más estimulante que terminar un entrenamiento de CrossFit? ¿O más liberador que olvidarte del trabajo en tu rutina nocturna?

Para algunas personas, los entrenamientos intensos pueden rejuvenecer la mente y el cuerpo. Para otros, especialmente aquellos propensos al estrés crónico, esta forma de ejercicio puede hacerles más daño que bien.

Por qué? Todo tiene que ver con la hormona llamada cortisol. Puede que la conozcas como una “hormona del estrés”. Mientras que el cortisol tiene papeles cruciales en el cuerpo, también puede causar estragos en tu salud. El ejercitarte incorrectamente podría empujarte a un territorio de cortisol insalubre.

El papel del cortisol en el cuerpo y por qué si aumenta demasiado no es tu amigo.

Cuando te expones a un estrés “real” (por ejemplo, un coche que viene en dirección contraria), el cortisol desencadena una cascada de reacciones fisiológicas muy útiles. En este caso, la glucosa se libera en el torrente sanguíneo para que tu cerebro tenga suficiente combustible para manejar la situación, y los sistemas corporales no esenciales, como la digestión y la reproducción, se “duermen” temporalmente para que puedas lidiar de manera óptima con la amenaza. En resumen, el cortisol es una gran herramienta de supervivencia.

Hoy en día, nuestro estrés diario está relacionado a jefes exigentes, al tráfico de la ciudad e incluso nuestros hijos. El estrés también puede provenir de recuerdos y experiencias traumáticas. En respuesta a estos factores desencadenantes de estrés, el cortisol termina por elevarse crónicamente para algunas personas.

El cortisol alto afecta de una forma no sana en el cuerpo. Puede causar ansiedad, depresión, aumento de peso, problemas cardíacos, trastornos del sueño, problemas digestivos, dolores de cabeza y más…

Por qué Deberías Ejercitarte Consciente de tus Niveles de  Cortisol

Existen estudios que muestran que el ejercicio de alta intensidad causa un aumento temporal en los niveles de cortisol. Esto no supone un problema mayor, ya que los mismos vuelven a la normalidad a los 15 minutos.

Si necesitas controlar tus niveles de cortisol debes elegir cuidadosamente el ejercicio que realizas. Existen formas de ejercicio, como el yoga, que han demostrado tener un efecto positivo sobre el cortisol. Practicantes nos han afirmado que con solo una sesión de hatha yoga, ellos sentían que eran más capaces de manejar el estrés.

Para las personas con el cortisol alto, ahora existe la posibilidad de evitar ejercicios que eleven sus niveles de cortisol. Durante las sesiones de yoga o pilates, es importante centrarse en la forma y en cómo se siente el cuerpo en las diferentes posiciones. Te darás cuenta que no solo te ayuda a disminuir el nivel del cortisol, sino también otros marcadores de estrés tales como la presión arterial, la frecuencia cardíaca, los triglicéridos y más.

Además del yoga y pilates, caminar, trotar despacio, nadar son buenos ejemplos de entrenamientos conscientes y de bajo impacto

Programar Tus Entrenamientos Disminuye la Cantidad de Cortisol de Tu Cuerpo

Los niveles de cortisol fluctúan a lo largo del día de acuerdo con nuestros ritmos circadianos. Son más altos por las mañanas y luego disminuyen lentamente durante la tarde. Todos sabemos que hay “gente de la mañana” y “búhos nocturnos”. Esta distinción puede estar relacionada a las variaciones de los niveles de cortisol en las personas.

Se ha demostrado que hacer ejercicio en el momento adecuado para tu cuerpo minimiza los picos de cortisol después del entrenamiento. ¿Que quiere decir esto? Si eres una persona que disfruta de hacer ejercicio por las mañanas, seguramente tus picos de cortisol después del ejercicio serán más bajos. Las personas que hacen ejercicio fuera de su horario ideal experimentan los mayores aumentos de cortisol después del entrenamiento, así como un menor rendimiento.

ejercicios-para-reducir-el-estres-y-la-ansiedad

Pregúntate a ti mismo: ¿Cómo Quiere Moverse Mi Cuerpo Hoy?

El movimiento intuitivo es la práctica de registrar tu cuerpo para ver cómo se siente al moverse o al hacer ejercicio en cualquier momento en particular.

Esta forma de mirar el ejercicio puede tomar un poco de tiempo para acostumbrarse. Después de todo, requiere una conexión mente-cuerpo. Pero el beneficio es que el tipo ejercicio que realizas te servirá mejor en cualquier momento.

En Resumen: Haz que Tus Entrenamientos Valgan la Pena

Considera por qué haces ejercicio. Tal vez sea para mejorar tu cuerpo, aumentar la concentración, aumentar las endorfinas o reducir el estrés. Si eres propenso al estrés y a los impactos negativos de un nivel elevado de cortisol, es mejor que te cuides eligiendo ejercicios conscientes del cortisol tal como yoga, Pilates o cualquier otra actividad que te deje sintiéndote maravilloso.