Cómo Hacer que la Educación a Distancia sea una Experiencia Positiva para Sus Hijos

elementos de educacion para niños

En estas ultimas semanas, la realidad de la educación a distancia se asentó para las familias de todo el mundo. Nos pusimos en contacto con algunos amigos que tienen hijos de todas las edades, de la escuela inferior, media y superior, además de un niño de preescolar. Algunos están en apartamentos, mientras que otros están en casas con patios y sótanos.

Nuestras preguntas fueron, ¿cómo llevas la escuela en casa? ¿A qué problemas te enfrentas? ¿Y cómo están manejando tus hijos el cambio? Las respuestas fueron sorprendentes. Los niños son increíblemente resistentes, al igual que nuestros maestros. Aquí hay algunos problemas escolares a los que se enfrentan los padres y los niños, y sus soluciones creativas:

Sabemos que Deberíamos Crear un Aula, pero ¿Dónde?

La pregunta más importante que enfrentan los padres es dónde crear el salón de clases para la educación de sus hijos. Los organizadores han defendido durante mucho tiempo la importancia de crear un espacio de trabajo en casa para los niños. Una simple mesa, escritorio o un rincón acogedor donde los niños puedan hacer sus tareas, relajarse o leer un libro. En condiciones normales, el dormitorio es ideal. Pero, ¿funciona en un momento como éste?

Las respuestas fueron amplias, encantadoras y divertidas. Una madre dijo que empezaron su quinto grado en la oficina de la casa con papá, pero esto no duró mucho. Otra madre compartió que la escuela era el dormitorio con la puerta cerrada y todos se quedaban quietos hasta que llegaba el momento de un descanso.

Una madre con hijas adolescentes dijo que poco había cambiado en su casa, ya que sus hijos habían compartido el dormitorio durante años. Sus hijas ya estaban equipadas, antes de esta situación del COVID-19, con escritorios privados, y una rutina de pasar el rato bajo los auriculares para tener espacio personal.

Pero la historia que más nos conmovió el corazón fue la de una de nuestras amigas que compartió que la escuela con su hijo menor comenzó de manera casual, pero poco después compartió una foto que mostraba a su hijo de 6 años sentado en su propio escritorio.

Nuestro Consejo: No hay respuestas equivocadas. Sólo averigua qué es lo que funciona en tu casa y hazlo. La próxima semana puede parecer diferente, así que sumérjanse y sean creativos. Y recuerden, si los niños mayores de su casa tienen escritorios, sus pequeños podrían querer uno también. Nadie quiere quedarse atrás.

La Rutina es una Parte Fundamental de la Escuela, así que Traten de Mantenerla

Lo que más me sorprendió es que hay menos estructura en la educación a distancia de lo que crees, al menos por ahora. Una madre me dijo que la escuela de su hijo animaba a los estudiantes a hacerse cargo de sus propios horarios y que cada estudiante recibiera una guía sobre qué hacer: Despierta, revisa el calendario, planifica tu horario, incluye los descansos. Otra mamá dijo: “Los niños se inscriben en un período de Google Meet el día anterior y construyen su propio horario en torno a eso”.

Nos preguntábamos cómo funciona esto con los jóvenes. ¿Esto es mucho para que lo acepte un niño de primaria? No en el mundo de hoy. Resulta que muchas escuelas, incluso las primarias, ya tienen mucho trabajo en línea, así que el cambio a más trabajo en línea no es tan importante.

Lo que es diferente, sin embargo, es que el día escolar es más corto, así que prepárate. Un alumno de octavo grado compartió: “Empezamos a trabajar y podemos hacerlo a nuestro propio ritmo, así que una vez que terminen sus tareas del día, se acabó”.

Recuerden, un día de escuela normal incluye viajar a la escuela, moverse por los pasillos y actividades extraescolares. También hay que registrarse en su casillero y reírse con sus amigos. Sin estos elementos para ampliar el tiempo, un día escolar remoto puede sentirse condensado. Por lo tanto, prepárate para los niños que tienen más tiempo de inactividad del esperado y trabaja con tu hijo para crear rutinas que llenen los vacíos.

Confíe en que sus Hijos se Darán Cuenta por sí Mismos

Cuando la educación y el aprendizaje en grupo se termina, los niños se quedan solos para completar el trabajo. Me pareció sorprendente. Ya es bastante difícil que los adultos se auto-motiven, así que, ¿cómo hacen los niños para enfrentar este desafío?

Aquí pensaba que la educación a distancia significaba sentarse todo el día en un aula virtual con tus amigos, pero en realidad, las clases en línea son cortas y solitarias, y esta mente inteligente encontró una solución: el video chat con los amigos para hacer el trabajo juntos.

Así que sigue aprendiendo sobre el aislamiento y habla con tus hijos para ver si les gustaría extender el tiempo de clase más allá de la reunión de la mañana, luego, puedes conéctatte con los padres para crear salas de estudio virtuales con amigos.

Acabamos de Empezar: Esto es lo que Hay que Planear para el Futuro

¿Nuestro consejo para las próximas semanas? Mantén las cosas fluidas en casa y el ánimo en alto. La novedad de la educación a distancia se desvanecerá a medida que pasen las semanas y habrá que ajustar las rutinas para que las cosas sigan avanzando. Empiece a pensar fuera de la caja: haga que los niños vayan a los patios o al pasillo “entre clases”, estiren y doblen las piernas y luego vuelvan a entrar en la casa. Si eso no es una opción, haga saltos, flexiones de brazos, o haga tonterías y gire en círculos un poco para reiniciar el escenario. Puede que temporalmente los exalte, pero la liberación de energía será genial para sus cerebros.

O hacer las cosas divertidas pidiéndoles que salgan de la puerta principal cada mañana y que vuelvan a entrar, como si estuvieran entrando en la escuela. Incluso pueden ponerse sus abrigos y mochilas, visitar las taquillas de sus casas, lo que les haga sentir conectados con la escuela otra vez.

Y cuando todo lo demás falla, cambiar el espacio. Muevan las obras de arte del salón, o cuelguen carteles en sus habitaciones para inspirarse, o cambien la decoración. Las aulas tienden a ser espacios sencillos que cambian de aspecto por temporadas o por proyectos. Los niños están acostumbrados a salir al exterior para un descanso visual. Así que puede que tengas que invertir esto por un tiempo. Si no puede cambiar el mundo exterior de su hijo, cambie el interior.

Y, como siempre, trabajen juntos para organizar o desorganizar. Este es un momento ideal para iniciar conversaciones sobre cómo se sienten sus hijos con respecto a sus escritorios y ropa, y para darles la posibilidad de hacer cambios y tomar decisiones. Como dijo un padre: “Mi hija revisó sus cajones antes de la escuela para poder decidir lo que necesita, y también limpió su escritorio”. Acordamos que es clave que limpie su escritorio cada mañana para que tenga una pizarra en blanco”. Hay grandes hábitos que inculcar aquí y lecciones que aprender.

Finalmente, sonriamos y enfoquémonos en el futuro. Con todos trabajando a distancia, es importante crear espacios de trabajo para todos y estar conectados, incluso mientras se distancian socialmente.