¿Alguna vez has tratado de llevar un diario?¿Cuánto tiempo duraste?

Por mi parte, tengo que confesar, he tratado, y muchas veces desde mi infancia; pero cada vez que lo intentaba siempre fracasaba. Sin embargo,durante los últimos cuatro meses, he logrado escribir en mi diario todos los días. El truco, para mí, ha sido mantener mis escrituras cortas, dulces y positivas. En estos meses, enfocar mi energía en escribir más sobre las cosas que amo de la vida diaria y menos sobre mis problemas (acción que me hacía sentir abrumada en lugar de aliviada).

Este diario me divierte y me hace reír porque sólo escribo sobre dos tipos de cosas:

  • Momentos de gratitud.
  • Momentos de triunfo, o victorias.

Ocasionalmente, y me refiero sólo cuando algo me molesta demasiado, despotrico.

Llevar el diario ha cambiado mi vida, ¡y también a un buen precio! Hacerlo me cuesta menos de cinco minutos y cinco dólares.

Si estás buscando maneras de integrar más gratitud en tu vida, definitivamente puedo recomendarte que lleves un diario de gratitud.

Me he beneficiado de ello de cinco maneras específicas, probablemente más. Aquí está el cómo:

 

1. Disfruto más el tiempo junto a mis seres queridos y a nuestros momentos difíciles los veo de manera diferente.

Recientemente me di cuenta de que el perder a mi mamá sembró en mi interior el miedo constante a perder a otras personas que amo. Mi mamá murió hace cinco años, y me siento ansiosa por perder a mi papá todo el tiempo. Me pongo mucha presión para poder estar presente en cada momento que pasamos juntos y ser la hija perfecta.

Por ejemplo: Mi papá y yo vemos una película juntos, y a lo largo de la película pienso “Esta podría ser la última película que veamos juntos”. ¡Tienes que apreciar este momento!”

Es una presión que siempre será parte de mí, pero la plasmo en mi diario porque me niego a dejar que controle mi vida.

Escribir cosas como: “Estoy agradecida de haber visto tal película con papá hoy”, me relaja. Me doy permiso para disfrutar de la película porque sé que no voy a pasar el momento sin pensar.

Mi diario ayuda a enmarcar los momentos difíciles que tengo con mi papá. Por ejemplo, recientemente escribí: “Mi victoria de hoy fue dejar de lado mi ego y comunicarme con papá después de que discutimos sobre la limpieza de las cosas viejas”.

Ahora, en lugar de ver las confrontaciones como desastres que hay que evitar, las veo como oportunidades para que nos comuniquemos y fortalezcamos nuestra relación.

 

 

2. Me Sirve como Canal de Descarga

Cuando era pequeña, mi mamá predijo que me convertiría en una persona sensible porque tenía una frente grande. Todavía no encuentro pruebas científicas de la relación entre los dos, pero definitivamente soy una persona apasionada y ocasionalmente puedo llegar a tomarme las cosas muy personalmente.

Cuando me subo a este tren de pensamiento, es difícil bajarse y me pesa mientras lucho por cómo y cuándo expresar mi frustración.

Escribir en mi diario todos los días me ayuda a lidiar con las decepciones de la vida diaria. Es un espacio seguro para despotricar sobre lo que sea que me esté molestando. Hago una gran liberación de cólera y frustración acumulada sobre el papel, y luego pienso críticamente en una solución al problema.

No hace mucho tiempo, escribí furiosamente sobre un día especialmente frustrante en el trabajo y, mientras escribía, me di cuenta de que había estado haciendo todo bien; simplemente no estaba recibiendo el apoyo que necesitaba. Además, vi que era mi responsabilidad pedirlo. Nunca me hubiera dado cuenta de esto sin escribirlo primero en un diario.

Cuando termino de despotricar y despotricar, y recuperó algún sentimiento de control sobre la situación, me digo a mí mismo: “Bien, ¿estás lista para seguir adelante?” Y escribo una cosa, por pequeña que sea, para estar agradecido. Por ejemplo, “Estoy agradecido a mi corazón, por llevar oxígeno al resto de mi cuerpo”, o “Estoy agradecido por esa galleta con chispas de chocolate que comí de postre”.

Es mi manera de terminar cada día con una buena nota, y me prepara para dormir.

buda-de-la-felicidad-y-la-prosperidad

 

3. Acepto La Alegría Tal Como Es…

En su especial de Netflix, “The Call to Courage”, Brené Brown dice: “…la alegría es la más vulnerable de todas las emociones humanas. Estamos aterrorizados de sentir alegría. Tenemos tanto miedo que si nos dejamos llevar por la alegría, algo vendrá y nos la arrancará…” (00:45:49).

Me encanta viajar. He estado viajando desde que tenía dos años y desde entonces he estado en más de veinte países. Cada vez que voy a alguna parte, estoy tan contenta que temo que algo malo suceda. A veces me imagino un accidente de avión o pienso en que algo malo puede sucederle a mi hogar mientros estoy fuera, dos cosas que espero no tener que experimentar nunca.

Escribir en mi diario de gratitud me permite sentir alegría sin el sentido de presentimiento. Si algo bueno me sucede, ya no lo veo como un evento que presagia un desastre. Sólo lo veo como un elemento más a añadir a la lista de victorias o momentos de gratitud de mi diario, que puedo (y debo) disfrutar.

 

 

4. Me Ayuda a Profundizar Mis Relaciones y Mis Actividades

Mi diario de gratitud me ayuda a lidiar con los resultados incontrolables que enfrentó en la vida diaria, pero también me ayuda a tomar decisiones saludables sobre las actividades y las personas con las que me relaciono.

Por ejemplo, después de llevar mi diario durante varios meses, noté que a menudo estaba agradecida por mi práctica de yoga y mi club de cocina.

Como resultado, decidí aumentar mi compromiso con ambas actividades. En lugar de practicar yoga semanalmente, ahora practico diariamente.

Algunos miembros de mi familia y amigos hacen apariciones regulares en mi diario de gratitud. Me recuerda que debo mantener nuestra relación y ponerlos al día sobre mi vida, incluso si viven en otro estado o país.

Me gusta tener un registro de las interacciones, actividades y personas que traen alegría a mi vida; esto pone en foco algunas partes muy importantes de ella.

 

 

5. Estoy más Satisfecha Conmigo Mismo y con Mis Logros

Históricamente, he sido MUY crítica conmigo misma. Algunos días, cuando me niego a creer que ya he hecho suficiente, me aburro demasiado.

Por ejemplo, antes de comenzar mi carrera de fotografía todos mis familiares me dijeron algo como: “Los fotógrafos no ganan mucho dinero”. ¡Caramba, gracias!

Empecé a dudar de mí misma, pensando: “¿Cómo voy a cuidar de mí ? No puedo creer que decidí dedicarme a esto. ¿Quién soy yo para pensar que puedo ser exitosa? No hay forma de que pueda ganarme la vida con ello”.

Por casualidad, vi que había registrado el día que recibí mi carta de inscripción: “Hoy, me inscribi en la carrera de fotografía”

Puede que todavía no tenga una vida estable con mis trabajos, pero me sentí muy feliz al comenzar. ¡Eso es una gran victoria! Y gracias a Dios que tenía mi diario de gratitud para recordármelo; de lo contrario, habría seguido cuestionando mi decisión, aunque sé que es lo que exactamente quiero hacer.

Mis victorias me recuerdan que he hecho suficiente, y en la mayoría de los casos, más que suficiente. Si veo pruebas de que he hecho al menos una cosa ese día para lograr mis objetivos, entonces puedo relajarme.

Las victorias escritas me transformaron de ser mi propia crítica en una de mis más grandes animadoras.

 

 

En Conclusión…

Ya he escrito 142 entradas, ¡y todavía no lo dejo! En este corto período, el diario de gratitud ha impactado mi vida de muchas maneras.Me ha desafiado a apreciar cada momento con mi familia, bueno o malo. Me ha ayudado a encontrar descanso y a practicar la aceptación, especialmente en los días difíciles. También se ha convertido en mi manera de enfocar y profundizar metódicamente mi compromiso con ciertas áreas de mi vida. Lo más importante es que me ha recordado que debo celebrar todas mis victorias, sin importar cómo las vean los demás. Ha cambiado mi vida, y podría cambiar la tuya también.