Solo uno puede criticar quién está dispuesto a ayudar – Abraham Lincoln

Hay ciertas expresiones idiomáticas que tienen sus raíces en la conciencia popular pero al momento de utilizarlas no son muy agradables de escuchar. Por ejemplo, recibir un “entonces hazlo tú, idiota” no es muy agradable de oír cuando solo quieres dar tu opinión. ¿Que necesidad de menospreciar a alguien llamándolo tonto por el solo hecho de dar su opinión? Esta palabra es tan irritante que, incluso cuando es seguida por otras palabras sensatas, aquellas ya no se tendrán en cuenta.

También es muy común que con solo escuchar la palabra “crítica” o “crítica constructiva” , la persona a la cual te diriges sugiere que algo está mal en su forma de hacer las cosas

Este tipo de palabras tiende a molestarnos. Sin embargo, uno puede preguntarse, por qué es tan difícil cambiar este mal hábito lingüístico . ¿Estamos tan cómodos con nuestra de dar a conocer nuestras críticas?

En cualquier caso, este artículo propone cambiar esta forma de comunicar las cosas. Aquí hay cuatro pasos para hacer críticas constructiva con sensibilidad.

 

1.Se Amable

Ser generoso y amable significa que al menos nos damos cuenta de que cada uno de nosotros hace un esfuerzo por hacer lo mejor que puede en un momento dado. Esto nos ayuda a reconocer el mérito que a cada persona le corresponde. Debemos ser capaces de demostrarle a todos que tienen un talento especial para hacer esto o aquello.

2.Concéntrate en las Cosas Buenas

Resalta los buenos aspectos del logro de una persona, esto reducirá el impacto de el lado negativo y desaprobador de la crítica. Si todo el tiempo nos encontramos resaltando los aspectos negativos de una persona, esto, no nos llevará a nada. El propósito de una crítica normalmente debería permitir que la persona que lo recibe mejore para la próxima vez. Pero si solo resaltamos sus puntos negativos, esta persona se cerrará en lugar de abrirse a las apreciaciones como debería ser.

 

¿Por qué no tratamos de centrarnos en la ayuda que queremos brindar así como en el optimismo?

3.Muestra Respeto!

Intenta respetar la creatividad que la otra persona lleva en su interior. Todos tenemos en nosotros una chispa de creador. Por lo tanto, debes tratar de respetarla tanto como sea posible. No te limites a lo que conoces y amplía tu punto de vista. Esfuérzate por no alterar la autoestima y el ego de la persona a la que diriges tus críticas.

4.Habla por Ti Mismo

Adopta un enfoque cortés y elegante a la hora de mostrar tu forma de ver las cosas. Si crees que lo habrías hecho mejor, podrías comenzar diciendo:

“Veo que tienes control de la situación. Está bien. Pero por mi parte, preferiría haber optado por algo un poco diferente … “

Por supuesto, si tiene otra técnica de demostrar tu punto de vista, puedes usarla. El ejemplo dado es solo uno de muchos.

 

Dicho esto, vuelve a las dos expresiones del principio e integra las consejos nombrados

“Hazlo más fácil para mí (mi) querido”

¿No crees que usar mi querido en lugar de idiota es mucho mejor? Por supuesto, si no deseas usar esta expresión, puede usar otra. ¡Hay tantas palabras para ser amable en el diccionario!

“Comentarios constructivos”

También notas la diferencia, ¿no? Esta expresión deja espacio para una discusión interesante entre ” el remitente  ” y la persona sujeta al comentario.

En comparación con el término “críticas constructivas” , el término “comentario constructivo” es mucho más respetuoso y claro.

Por lo tanto, debes recordar que para hacer críticas es necesario poder controlar lo mejor posible la naturaleza del vocabulario utilizado . Debemos ser lo más corteses posible y mostrar respeto por el trabajo del otro. También debemos destacar las cosas buenas, mucho más que las malas y por sobre todas las cosas ser amables. Esto permite que la persona que recibe las revisiones se sienta cómoda y tenga en cuenta todos tus comentarios en lugar de pensar que solo está allí para ser menospreciado.

¡Comienza a mejorar tu forma de dar opiniones a los demás y nuestra sociedad será mejor!