La comunicación no verbal describe en primer lugar el proceso de claves compartidas entre las personas y va de la mano con la oratoria. Esta incluye el contacto visual, la frecuencia de miradas, la velocidad de parpadeo, gestos, expresiones faciales, posturas y más.

La comunicación y la presentación personal es lo único que ha demostrado ser relevante a través de cada innovación tecnológica. Nuestras cubiertas se vuelven cada vez más glamorosas, pero sigues siendo tú en el escenario, frente al público y en la vida en general. Las señales no verbales pueden aumentar la confianza, la claridad y añadir interés a tu presentación cuando se producen correctamente. Aprender a ser más sensible al lenguaje corporal y a las señales no verbales te convertirá en el mejor presentador que puedas ser.

Los Cinco Efectos de la Comunicación No Verbal

¿Cómo es posible que la comunicación no verbal sea el elemento más importante en una presentación a la hora de influir en los espectadores? Quizás porque esta forma de comunicación comparte mucho más que el diálogo. Aquí, hay cinco efectos que la comunicación no verbal puede tener:

  • Repetición: Pueden reforzar lo que ya se está diciendo
  • Contradicción: Pueden contradecir el mensaje y hacer que el orador parezca mentiroso.
  • Sustitución: Pueden sustituir a las palabras
  • Complementar: Pueden complementar un mensaje verbal, por ejemplo, una palmadita en la espalda.
  • Acento: Pueden subrayar un cierto punto en el mensaje

Tips para Mejorar tus Comunicación No Verbal

importancia-de-la-comunicacion

Fortalece el Contacto Visual

Sabías que en Reino Unido se llevó a cabo un estudio que se basaba en mirar dos fotografías de la misma persona. En una de ellas, el personaje sonreía hacia la cámara y en la otra su mirada estaba desviada. Este estudio reveló que los participantes encontraron las fotos de personas sonrientes más atractivas, y que las mismas caras son menos atractivas cuando miran hacia otro lado o hacia un lado.

Por lo tanto, a la hora de dar tu presentación, de hablar con tu jefe, o de comunicarte general, ten esto en cuenta. Y fortalece tu contacto visual para transmitir confianza con todos tus espectadores.

Mejora Tu Apariencia 

Deja que tu apariencia hable por ti. No permitas vestidos descuidados, cabello desordenado o demasiadas joyas en tu outfit laboral. Según un estudio realizado la gente obtiene más recomendaciones de trabajo, gana un salario más alto, y recibe mayores contribuciones para la caridad cuando usan ropa de alto estatus.

Trabaja en Tu Presentación

A medida que practiques tu presentación, grábate. ¿Qué comunican tus expresiones faciales? ¿Felicidad, miedo, tristeza, sorpresa o aburrimiento? Ten en cuenta también tu postura, asegurándose de no transmitir desinterés. No olvides examinar tus gestos. ¿La forma en que apuntas, agitas o sacudes las manos transmite tu mensaje principal? Intenta filmarte a ti mismo durante una práctica para ver dónde emergen los patrones no verbales y dónde puedes mejorarlos. También considera calificarte en una escala de 1 a 5 en las siguientes áreas:

  • Contacto con los ojos
  • Expresión facial
  • Tono de voz
  • Postura y Gesto

Tómate un Momento

“El 60% de toda la comunicación humana es lenguaje corporal no verbal; el 30% es tu tono, así que eso significa que el 90% de lo que dices no sale de tu boca.”

Tendemos a pensar en las presentaciones como dos elementos combinados: lo que se muestra y lo que se dice. Sin embargo, es mucho más que eso. ¿Alguna vez has considerado cuánto estás diciendo sin hablar? La importancia de la comunicación no verbal, por lo tanto, es proporcionar al contenido de tu presentación ese elemento elusivo de credibilidad y experiencia que, impreso y enviado por correo a su público objetivo, se perdería. Asegúrate de que lo que no estás diciendo sea tan conmovedor como lo que eres.