Cómo Enamorarnos de Nuevos Hábitos, Según un Neurocientífico

hábitos saludables

Mientras que el 1 de enero es el momento de empezar de nuevo, hay algo en la energía de la vuelta a la normalidad en septiembre de algunos países que nos hace fijar nuevos objetivos y hábitos para el año con un serio entusiasmo.

Tal vez sea la interrupción de nuestras vidas “normales” gracias a COVID-19, o tal vez sea el nuevo aire fresco, pero definitivamente pensamos que es hora de añadir algunos hábitos frescos y saludables a nuestras rutinas diarias. ¿Pero cómo podemos estar seguros de que nos atenemos a algo para que pase de ser una quimera a una rutina?

El secreto puede estar en abrazar ese sentimiento de encanto que viene de probar algo nuevo. 

¿Por qué los Nuevos Hábitos son Encantadores?

Crear un hábito puede ser algo pequeño, como recordar tomar suplementos, o algo más grande, cómo establecer una nueva rutina. Pero hay una cosa que los expertos dicen que sigue siendo lo misma: A menudo nos encanta la idea de implementar estos cambios.

Pero cuando se trata de hacerlos pegajosos, de hacerlos verdaderamente “encantadores”, hay un componente clave. “¿Cómo empezamos nuevos hábitos? Nos encantan los nuevos hábitos porque se sienten mejor.

Lo que significa para nosotros es que ser conscientes del por qué, la razón por la que adoptamos un hábito es importante: La mayoría de los hábitos de bienestar se basan en hacernos sentir mejor, ya sea física o mentalmente. Los hábitos se establecen para ayudarnos a obtener información en trozos, de modo que no necesitamos recuperar todos los detalles. Podemos recordar el valor de la recompensa de algo. Pero el valor puede no ser algo que experimentemos instantáneamente, sino un beneficio a largo plazo como el aumento de la longevidad, la disminución de la ansiedad o un mejor sueño.

Por eso, recordar lo bien que nos hará sentir este nuevo hábito, a largo plazo, puede ser una poderosa ayuda para lograr ese encantamiento, que a su vez te ayudará a cimentar nuestro nuevo hábito.

¿Cómo Usar la Conciencia para Ayudar a que los Hábitos se Mantengan?

Uno de los principios clave de la atención, aprovechar nuestra propia conciencia puede ser una herramienta poderosa para entrenar nuestro cerebro. “Podemos empezar con algo que todos tenemos, que es la conciencia”, explican los expertos. Con el aumento de la conciencia, podemos ver qué comportamientos mentales y físicos están realmente trayendo más alegría.

Practicar la conciencia es, convenientemente, bastante simple: Empieza por notar dónde está tu atención en este momento, y luego vuelve al momento actual o al foco actual. La respiración puede ser una herramienta poderosa para aumentar la conciencia, y aprender a aprovecharla es también una parte importante de muchas formas de meditación.

A lo que queremos llevar nuestra conciencia, cuando la usamos para adoptar nuevos hábitos, es algo que se llama la “mayor oferta mejor” (BBO). Por ejemplo, dormir puede parecer la mejor opción en este momento, pero el verdadero “BBO” es levantarse con nuestra alarma para poder empezar bien el día, sin apresurarse, aumentando el estrés antes de que el día haya empezado. No importa qué cosa nueva esperes empezar, centrar tu atención en las formas en que la adopción de este nuevo hábito mejorará tu vida puede ayudar a lograr ese encanto mencionado con la práctica, lo que a su vez hará que adherirse a ella sea mucho más sencillo.

Encontrar una manera de recordarte a sí mismo los beneficios de un nuevo hábito puede ser tan simple como encontrar un mantra de función para este fomento de este cambio, además, la evidencia sugiere que el uso regular de mantras puede en realidad reprogramar tu cerebro, lo que puede ayudar a hacer que la adopción de ese hábito sea una transición aún más suave. Los expertos sólo tienen consejos para que nuestros nuevos hábitos saludables se mantengan, sino que también pueden seguir sus consejos para romper los malos hábitos, empezando con la curiosidad.