Hoy en día al término “cuidado personal” lo oímos todo el tiempo, en realidad, lo vemos las 24 hs en nuestro Instagram, en Facebook, en Twitter, etc… Nos lo venden como productos para el cuidado de la piel, como entrenamientos online de yoga, cuencos de açai, y más. Pero el autocuidado es más de lo que se comercializa en nuestros medios de comunicación.

Primeramente, el autocuidado comenzó como una forma de cuidarse físicamente luego se sumó el bienestar emocional y hoy en día podemos ver como el autocuidado abarca espacios mucho más sociales como es el caso de la sanación generalizada en las mujeres, las personas de color y las comunidades marginadas.

Entonces, ¿Por qué seguimos pensando que el autocuidado es egoísta?

Puede que hayas cancelado la cena a la cual te habían invitado, o rechazado la invitación a esa fiesta en donde encontrarías a tu ex, e incluso puede que hayas dicho que no a todas las invitaciones que has recibido. Esto te hace sentir un poco egoísta o culpable.

Y no va a importar que te sientas agotado emocional y físicamente, o que tu salud mental esté al borde del colapso. Lo más probable es que te quedes despierto en la cama, pensando que deberías haber hecho algo diferente o  imaginando cómo hubiera sido de otra manera. Decir no se siente como un fracaso, como si fueras incompetente o que no estuvieras preparado para manejar tu vida diaria.

Pero, si al quedarte en tu casa te ayuda a priorizar tu propia energía y sanación, ¿estás siendo realmente egoísta?

Redefinir lo que Realmente Significa Ser Egoísta

Cuando la palabra “egoísta” viene a la mente, a menudo provoca connotaciones negativas. Lo que nos enseñan desde chicos supone que debemos evitar pensar sólo en “yo y mis intereses”, ¿verdad?

A pesar de que el término “egoísta” se define como estar preocupado sólo por tu propio placer y beneficio personal, así como por no tener en cuenta a los demás, seguimos pensando en egoísmo en momentos en los que simplemente nos ponemos en primer lugar a nosotros mismos.

Pero, en la vida, nada es blanco y negro, miren este ejemplo, cuando nos subimos a un avión se nos dice que primero debemos ajustar nuestra máscara de oxígeno antes de ayudar a otros ante una emergencia. Osea, que primero debemos asegurarnos de estar a salvo antes de ayudar a alguien más, y nadie nos llamaría egoístas por seguir esas instrucciones…

A veces lo correcto es ser “egoísta”. Y sólo porque alguien defina algo que has hecho como egoísta, no significa que tengas que definirlo de esa manera dentro de tus términos.

Así que, repite después de mí: No me castigaré por ser “egoísta”.

como-tener-bienestar-emocional

A veces ser “egoísta” no es algo malo. Hay momentos en la vida en la que ser egoísta es lo correcto para tu salud y bienestar. También hay momentos en los que es necesario que te cuides a ti mismo.

Aqui te dejo una lista de esos momentos:

1.Necesitas Ayuda

Todos necesitamos ayuda de vez en cuando, pero normalmente evitamos buscarla. Ya sea que lo reconozcamos o no, a veces pedir ayuda puede hacer que te sientas incompetente, débil o necesitado.

Pero pedir ayuda cuando la necesitas es importante. Cuando el estrés de un proyecto de trabajo te está afectando, pide ayuda a un compañero de trabajo o delega tareas. Si deseas compañía, pídele a un amigo que te apoye. Si necesitas una voz externa imparcial, busque terapia.

2.Deseas Descansar 

Cuando te sientes cansado – no importa si es emocional, mental o físicamente – es hora de descansar. A veces, eso solo se reduce a dormir.

Hay muchas consecuencias por no dormir lo suficiente, incluyendo problemas de concentración, un sistema inmunológico débil y problemas de memoria. Hasta puede incluso tener un impacto negativo en tus relaciones.

A menudo llegamos a sentir que no merecemos dormir, que tenemos que seguir adelante. A veces el sueño no es una de nuestras prioridades.

Pero el hecho es que necesitamos descansar. Si has estado trabajando hasta tarde y no has podido conciliar el sueño, es hora de encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Descansar no siempre significa dormir. Si tu cerebro se siente desequilibrado o tiene un problema de salud, tomate el día libre. Lee un libro en la cama, asiste a un espectáculo o simplemente toma una siesta.

Si te sientes fatigado, exhausto o con dolor, es hora de descansar un poco más y no sentirse culpable por ello. El descanso es esencial para cualquier tipo de recuperación.

3.Necesidad de Tiempo a Solas

Es posible que algunas personas no te entiendan cuando eliges quedarte en casa en lugar de salir. Si eso es con lo que estás de humor para hacer, no te sientas egoísta por querer estar solo.

Todos necesitamos tiempo a solas, y algunas personas necesitan más que otras. Las interacciones sociales pueden ser agotadoras para algunos. No hay que avergonzarse de tomar tiempo para ti mismo.

Si has estado de aquí para allá sin parar, tu humor está fuera de control, o necesitas reevaluar tus relaciones, ahora puede ser un buen momento para planear un tiempo a solas.

No necesitas llenar tu calendario con eventos sociales a menos que lo desees. Prepara un baño, y toma ese “tiempo para mí” que has estado deseando.

4.Poner Fin a una Relación, Trabajo o Situación de Vida.

Nunca es fácil romper con una pareja, mudarse a una nueva ciudad o renunciar a un trabajo. Si te sientes mal cuando interactúas con alguien o temes volver a encontrarte con él, es hora de reconsiderar tu relación.

A menudo nos quedamos en amistades o relaciones porque tenemos miedo de lastimar a alguien. Pero cuando se trata de relaciones que son perjudiciales, a veces es necesario que te pongas en primer lugar.

5. Cuando Das más de lo que Recibes 

Aunque hay momentos en donde la balanza puede fluctuar, en cualquier relación debe existir equilibrio de dar y recibir. Pero cuando la balanza se inclina de manera que todo lo que haces es dar y todo lo que la otra parte hace es tomar, podría ser el momento de hacer algo.

El equilibrio de dar y recibir es especialmente importante cuando se vive con alguien. ¿Te encuentras haciendo todos los mandados y tareas cuando llegas a casa del trabajo mientras la otra parte solo levanta los pies? Es importante tener equilibrio para evitar tanto el resentimiento como la fatiga.

Dependiendo de la situación, puedes elegir, o hablar con ellos, tomarte un tiempo para recargar tus energías o cortar definitivamente. No es egoísta priorizar tus propias necesidades sobre las de los demás si el acto de dar te está causando más daño.

6. Para Evitar el Agotamiento, Después del Trabajo o en Tu Vida Personal

Todo el mundo es susceptible al agotamiento o agotamiento laboral. Ciertas profesiones pueden ser excepcionalmente agotadoras. Cuando se produce el agotamiento, puede perjudicar tu vida profesional y personal.

Existen estudios que señalan que el autocuidado debería ser “Estrictamente imperativo” en estos casos.

Así que cuando llegue el momento de finalizar tu jornada, finaliza tu jornada.

Apaga tus notificaciones de trabajo, silencia tu correo electrónico y ocúpate de ello mañana. La mayoría de las veces, sea lo que sea, se puede manejar igual de bien mañana en lugar de en medio de la cena.

No importa lo que hagas, asegúrate de tener tiempo para separarte del trabajo. La creación de este equilibrio entre el trabajo y la vida privada puede ayudarle a evitar el agotamiento y a traer más felicidad a tu vida personal.

 

Cuídate Mucho

No te descuides a ti mismo y a tu salud para evitar sentirte egoísta. El egoísmo no tiene por qué ser algo malo. Es bueno ser un poco egoísta para cuidar tu bienestar emocional, mental y físico.

Muchas personas que se enfocan completamente en dar, terminan abrumadas, fatigadas y estresadas. Y el estrés crónico ha sido vinculado a una serie de riesgos para la salud, incluyendo condiciones como la diabetes, el cáncer y las enfermedades mentales.

Usted puede reducir su estrés siendo un poco egoísta de vez en cuando y practicando algunos buenos cuidados personales para desarrollar su autocuidado.

HE AQUÍ ALGUNAS MANERAS DE EMPEZAR A CUIDARTE ESTA NOCHE:

Prueba algunas posturas relajantes de yoga.

Practica la atención.

Sal al aire libre

Toma un baño.

Haz un poco de té relajante.

Duerme mejor

Práctica un pasatiempo, como la jardinería, la artesanía o la panadería.

Hagas lo que hagas, recuerda que debes cuidarte. Y no olvides que nunca es egoísta hacerlo.