Dedícate hoy al poder de la elección. Tú eliges. No puedes elegir todo lo que experimentas en la vida, pero lo que puedes elegir es más poderoso que cualquier circunstancia, resultado u opinión de otra persona. Elije tener una actitud positiva.

“Si en nuestra vida cotidiana podemos sonreír, si podemos ser pacíficos y felices, no sólo nosotros, sino todo el mundo se beneficiará con ello. Esta es la forma más básica de trabajar para la paz.”~ Thich Nhat Hanh

Dónde enfocar tu mente, cómo usas tus palabras, y cómo te tratas a ti mismo y a los demás, todo depende de ti. Un capítulo a la vez, escribes tu propia historia.

Todos tenemos el poder de elegir lo que absorbemos y lo que liberamos. En última instancia, decidimos lo que compartimos, lo que conservamos y lo que dejamos ir. Cuánto tiempo estamos molestos y cuánto tiempo esperamos para recuperar la esperanza, cuando decimos sí y cuando decimos no, y cuánto tiempo decimos sólo lo que los demás quieren oír, todo depende de nosotros. Si vemos el mundo con gratitud o resentimiento comienza con nuestra elección.

Sin embargo, no es que alguien elija el dolor. No puedo pensar en una sola persona que elija la desesperación o la inseguridad. Nadie elige convertir la vergüenza en su sombra. Ni siquiera el aburrimiento es una opción. A veces olvidamos nuestro poder o quizás subestimamos el poder de nuestras intenciones y de la actitud positiva.

como-ser-una-persona-positiva

Siempre Tienes una Opción

Para mí, el olvido es un rápido deslizamiento hacia el control o el miedo. Cada duda, queja y miedo me lleva directamente a más dudas, quejas y miedos. La presión aumenta. La tensión aumenta. Y aún así, por mucho que odie admitirlo cuando me sumerjo en él, tengo una opción.

Puedo elegir qué tanto presto atención a mis pensamientos y cómo respondo a lo que siento. Aunque pasen las horas, los días, los años, nunca es demasiado tarde para tomar una decisión diferente y optar por una actitud positiva.

Mis amigos cercanos serán los primeros en decirte que puedo aferrarme a las cosas. Pasé meses aferrándome a un comentario que alguien hizo sobre mi escritura. Le mencioné que me sentía atrapada en un proyecto y ella me dijo: “No es como un trabajo real. No tienes que hacerlo”.

Estaba furiosa cuando dijo eso, pero no le dije ni una palabra. Dejé el comentario por unos días, diciendo “está bien”, pero tan pronto como su nombre salió a la luz? Eso era todo en lo que podía pensar.

Puedo ir incluso más atrás. Cuando tenía unos seis años, un niño pequeño en el parque me llamó bruja. Puede parecer algo pequeño que los niños se burlen unos de otros, pero no puedo decirles de cuántas maneras ese comentario ha llegado a mi propia imagen desde entonces. A veces pensaba que estaba irremediablemente atascada en mi psique. Y aún así, treinta años después, de alguna manera tomé la decisión de procesar y resolver esa memoria.

mi-felicidad-solo-depende-de-mi Nunca es Demasiado Tarde para Elegir

Cuando recuerdo el poder de mi intención, no importa cuánto tiempo me lleve, vuelvo a casa conmigo misma con una perspectiva más profunda y buena voluntad. Mis decisiones suavizan el enojo, el miedo y la tristeza que una vez sentí. Recordar mi poder de elegir restaura la dulzura de mis pasos y palabras. Veo un mundo completamente nuevo a mi alrededor.

Cada paso positivo conduce a más y más elecciones positivas.

Tantas cosas están fuera de mi control, y estoy aprendiendo a dejar de querer que sea de otra manera. Ahora entiendo que esto sólo sucede a través de mi elección.

Históricamente he querido seguir un plan, no seguir la corriente. Y he dependido de que esos planes se realicen sin problemas para sentirme segura.

Este es un ejemplo: Cuando mi pareja mencionó que había encontrado un nuevo trabajo hace unos años, quise saber todos los detalles. Quería estar tan involucrada en el proceso que queria saber exactamente lo que estaba pasando. Cuando él no consiguió un nuevo trabajo, quise saber por qué y qué significaba. Cuando no consiguió un nuevo trabajo, quise saber por qué y qué significaba.

Sin duda, la vida no funcio de esa manera, y al colgar mi seguridad en detalles que no podía controlar, entregué mi poder.

Cuando pude reconocer ese patrón, me permití elegir de manera diferente. Si quiero más seguridad, puedo elegir buscar las cosas en las que confío, como mis valores, fortalezas y el proceso de aprendizaje, en lugar de las cosas que podrían salir mal. Si quiero sentirme más en paz, puedo optar por hablarme a mí misma con más amabilidad y no con más críticas. Por encima de todo, puedo elegir tener mi propia defensa pase lo que pase.

Lo que he Aprendido…

Lo que estoy aprendiendo de esto, es que hay mucho sobre lo que deliberar y muchas maneras de elegir:

  • Puedes elegir establecer un pequeño límite cuando estés exhausto de mantener la paz.
  • Elijo ser fiel a mí mismo. Que mi honestidad restaure lo que se ha agotado.
  • Puedes elegir transmitir bondad amorosa cuando veas las imágenes del sufrimiento en las noticias.
  • Que todos los seres estén a salvo. Que vuelvan a la paz y encuentren la libertad.
  • En este momento, recuerdo que en mi alegría y sufrimiento, estoy conectado con toda la humanidad.
  • Y cuando estás en la cima del mundo, puedes elegir disfrutar de él.
  • Dedico este momento a la profunda gratitud que siento. Elijo deleitarme con esta alegría hoy.

A partir de ahora, empezando por lo pequeño, recuérdate a ti mismo tu poder para elegir. Aquí está el cómo:

frases-de-felicidad-de-la-vida

Una Actitud Positiva Empieza por ti Mismo

Ofrece todo lo que tengas en ti en este momento – tu corazón que late, tu aliento, tus manos, tus ojos leyendo estas palabras – a tu poder para elegir. Con esa fuerza, dedica este instante a tu salud o felicidad, a una nueva historia, o a cualquier cosa que resuene contigo.

Dedico este aliento a mi felicidad.

Dedico este día a mi salud.

Con cada palabra que leo, recordaré mi poder de elegir.

A partir de ahí, si te sientes inspirado, añádele otra opción: Da un paso positivo que contribuya a tu salud y felicidad. Haz planes para hacer lo mismo mañana.

Si no sientes el deseo de hacer alguna de las acciones anteriores, esta bien, sonríe y agradécete a ti mismo por esta elección.

Luego, enfoca tu poder para elegir en alguien que amas. Por un momento, ofrece todo lo que esté a tu alcance. Dedico esta hora a la gente que más quiero. Que el latido de mi corazón les conceda salud, felicidad y seguridad.

Una vez más, construye sobre esta intención y lleva tu pensamiento a la acción, si te parece correcto. Llama a ese ser querido, ayudalo en algo o enví un mensaje de texto rápido.

Si no hay manera de hacer nada ahora, está bien. Sonríe e imagínalos recibiendo tu dedicación de todos modos.

Puedes Extender tu Poder tan Lejos como Quieras

Dedica cada paso que das al cruzar la calle al bienestar de todos los transeúntes. Luego, añádale lo que corresponda con otra opción. Sonríeles. Haz contacto visual. Envíales mentalmente buenos deseos para su día.

Con tu poder de elección, da voz a tus deseos más profundos para el planeta y para todos los que lo habitan. Hazlo tan grande como quieras.

Envío mi amor al planeta. Puedo ayudar en la purificación del aire, la restauración de nuestros océanos y la salud de todas las criaturas, en la forma en que pueda hacerlo hoy.

Y luego, toma cualquier acción que se te presente. Si no hay acción disponible, está bien. Sonríe y se conciente que de todos modos haz fortalecido tu poder para elegir y tener una actitud más positiva en la vida.

No importa lo que surja en tu día o en tu corazón, recuerda que siempre hay algo que puedes elegir. Que todos recordemos el poder que tenemos.