Olvida las listas de cosas por hacer y la meditación. Estas son las habilidades que realmente necesitas cultivar para convertirte en un empresario exitoso.

Se necesita más que visión, planificación y marca para convertirse en un empresario de éxito. La paleta de habilidades del empresario exitoso es amplia y variada, con un número de habilidades enfocadas que requieren tiempo y compromiso para cultivar. No sólo se puede querer que la empresa sea grande, sino que hay que hacerla grande, pero eso requiere un poco de trabajo interno primero, y requiere desarrollar las habilidades que se necesitan para prosperar en un mundo acelerado.

Para ser un empresario verdaderamente exitoso, hay que tener curiosidad, una comprensión magistral de la productividad y la capacidad de adaptarse y ajustarse rápidamente en un entorno fluido. Sin embargo, hay una serie de otras habilidades que pueden ayudar a impulsar tu capacidad de vender, vender, vender; pero tienes que meterte de lleno en el trabajo para que sea parte de tu rutina profesional.

Lo Que Realmente Necesitas

Hay un millón de artículos de autoayuda que ofrecen todas las habilidades necesarias para convertirse en un empresario de éxito, pero a menudo dejan fuera los factores menos tangibles que crean a los líderes y fundadores de empresas. Si realmente quieres convertirte en un empresario que encabeza un negocio exitoso, estas son las 6 habilidades esenciales que no puedes ignorar.

hombre tomando clases de emprendimiento1. Más Curiosidad que un Gato

Muy a menudo, restamos importancia a la curiosidad como empresario en ciernes. Los que preguntan “qué pasaría si” son los líderes empresariales que crean la tecnología del futuro. Si sólo te centras en lo que ya existe, tu pizarra (y tus bolsillos) se quedarán vacíos para siempre. La curiosidad es una de las habilidades más importantes que un empresario exitoso puede dominar, pero es una habilidad que requiere un compromiso voluntario cada día para desarrollarla.

La innovación es el motor por el cual impulsamos nuestras empresas e ideas hacia el futuro. Cuando nos esforzamos por aprender cosas nuevas, se nos ofrecen nuevas oportunidades, ideas y métodos, que pueden conducir a una transformación innovadora que cambie el mundo para mejor.

Según Howard Schultz, CEO de Starbucks, la curiosidad es la mayor clave del éxito. “Arriesgar más de lo que otros creen que es seguro”, dijo. “Soñar más de lo que otros piensan que es práctico”. La curiosidad es el filo por el cual afinamos nuestras ideas. El éxito seguirá mientras sigas persiguiendo el conocimiento y la curiosidad.

2. Capacidad para Aliviar el Estrés en Medio del Caos

Ser un empresario se siente un poco como tratar de capturar la iluminación en un frasco. En el mejor de los casos, es un caos organizado; y en el peor de los casos, es un caos desorganizado. Para los empresarios, el estrés es inevitable, así que tienes que ser capaz de aliviar el estrés en medio de un caos de varios niveles – y tienes que ser capaz de hacerlo con facilidad.

Saber cómo aliviar el estrés en un ambiente estresante le permitirá mantener su curiosidad y sus ideas innovadoras fluyendo. Tener un negocio o una empresa nueva es como tener un recién nacido, y eso no sólo significa noches largas y sacrificios incómodos. También significa saber cómo cuidar de uno mismo en los raros momentos en los que te puedes escapar para hacerlo.

Como empresario, te vas a encontrar con el estrés y te vas a agotar a menos que encuentres una salida de alivio. Como dueños de negocios, tenemos el hábito de morder más de lo que podemos masticar, así que tenemos que aprender mejores y más efectivas formas de masticar, o arriesgarnos a perder todo por lo que hemos trabajado tan duro.

Libera el estrés en el gimnasio, o prueba un poco de yoga y un baño de burbujas relajante. No importa cómo manejes tu estrés, lo importante es que hagas un esfuerzo regular y concentrado para hacerlo, antes de que te pierdas a ti mismo (y a tus negocios) en el enloquecedor proceso que son los negocios.

charla sobre tecnicas de emprendimiento

3. Hacer que la Gente Escuche Cuando Hablas

Cuando se trata de ser un dueño o líder de un negocio, la comunicación es clave. La forma en que nos comunicamos con la gente que nos rodea lo informa todo, desde sus opiniones sobre nosotros hasta la forma en que nuestros negocios son capaces de funcionar y operar. El líder que puede comunicarse eficientemente es el que tiene el poder de persuadir. Nuestras palabras lo son todo, pero es una habilidad que muchos de nosotros evitamos.

Diga sus palabras de una manera lenta e intencional que sea fácil de entender para su audiencia. Se breve y planifica lo que vas a decir con antelación para evitar tropezar contigo mismo u olvidar lo que quieres decir. El discurso reflexivo te mantendrá en el camino y te ayudará a formular mejor tus ideas a medida que progreses, pero requiere organización y un poco de previsión.

No tienes que dar una charla TED cada vez que hablas, pero sí tienes que dominar la habilidad de hacer que la gente escuche lo que estás diciendo. Habla deliberadamente, sucintamente y pensativamente y la gente escuchará tus ideas con una nueva claridad.

empresario joven estudiando5. Visión Personal Innegable

La capacidad de formular y perseguir una visión personal extremadamente vívida es una de las habilidades más importantes que puede poseer un empresario de éxito. Cuando se tiene una visión clara de quién se es y qué se quiere, es mucho más fácil hacer lo mismo para la empresa o el negocio. Los empresarios que tienen visión son exitosos, pero no lo lograron de la noche a la mañana.

Comienza con un nicho y permítete la capacidad de trabajar con fluidez dentro de él, girando donde necesites girar y ajustando donde necesites hacer ajustes. No te concentres demasiado en un área, pero permite que tus pasiones te guíen. Considera tus oportunidades y toma una decisión una vez que tengas suficiente conocimiento para hacerlo.

Formar este tipo de visión personal permite elevar tu pensamiento estratégico e identificar puertas que antes no se veían o no se consideraban. Conocer tu mercado dentro y fuera y saber no sólo lo que se necesita para tener éxito allí, sino lo que tendrías que dar para lograrlo. No te limites a las posibilidades que existen en el futuro, sino ten el coraje de comprometerte con el ahora.

6. La Psicología de la Venta Magistral

Una parte innegable de ser un empresario es vender. Tienes que vender no sólo productos y servicios, sino también a ti mismo y a tus ideas. Alrededor del 90% de todos los negocios son ventas y negociaciones, incluso si no parecen ser ventas. Pero eso es imposible de hacer sin dominar el arte de la venta, y eso primero requiere dominar la psicología de la venta.

Aplicar la psicología del marketing a tu cinturón de herramientas empresariales te permitirá venderte a ti mismo y a tus ideas sin importar dónde estés o en qué etapa estés. Cuando aplicas la psicología a la forma en que operas como líder empresarial, no sólo aprendes más sobre tu público, sino que también aprendes más sobre ti mismo como ser humano.

Primero, tienes que entender el concepto de habituación, o la postura que tomamos cuando demasiado de una cosa sucede una y otra vez. Luego, tienes que entender que el miedo a la pérdida es siempre mayor que el miedo a la ganancia, sin importar el papel que juegues en la relación comercial que habites. Por último, reconocer que la coherencia es clave y ser coherente en la forma en que se habla, se entrega y se negocia.

Aprender a vender y negociar como un profesional te servirá en tu viaje empresarial, y te permitirá dar vida a ideas innovadoras. No descuides tu discurso de venta y no abandones tu capacidad de cerrar el trato. A medida que tu negocio crezca, tu necesidad de negociar sólo aumentará. Concéntrate en esta habilidad y no pierdas de vista lo que está en el corazón de todo negocio: vender, vender, vender.