Los conflictos interpersonales se refiere a cualquier tipo de conflicto que involucre a dos o más personas. Es diferente de un conflicto intrapersonal, que se refiere a un conflicto interno con uno mismo.

Leve o grave, el conflicto interpersonal es un resultado natural de la interacción humana. La gente tiene personalidades, valores, expectativas y actitudes muy diferentes en cuanto a la resolución de problemas. Cuando trabajas o interactúas con alguien que no comparte tus opiniones o metas, puede producirse un conflicto.

Sin embargo, los conflictos no siempre son graves. Tampoco son siempre negativos. Aprender a reconocer y trabajar en los conflictos interpersonales de manera productiva y saludable es una habilidad importante que puede ayudarle a tener mejores relaciones en su vida diaria.

Primero, Identifica el Tipo de Conflicto

En términos generales, el conflicto se produce cuando dos o más personas no están de acuerdo. Puedes experimentar un conflicto verbal, como una discusión, o un conflicto no verbal, que puede implicar que alguien te dé la espalda o se aleje de ti.

No importa cómo se desarrolle el conflicto, puedes identificarlo como uno de estos seis tipos:

Seudoconflicto

Un seudoconflicto suele ocurrir en una de las siguientes situaciones:

  • Un malentendido que conduce a una diferencia de opinión.
  • Las personas involucradas en el conflicto creen que tienen objetivos diferentes cuando, en realidad, tienen objetivos similares.
  • Cuando una persona involucrada en el conflicto se burla o se mofa de la otra (a veces llamado acoso).

En la mayoría de los casos, se puede resolver el pseudoconflicto sin demasiados problemas. Por lo general, sólo se necesita un poco de aclaración sobre lo que realmente se quiere decir o una exploración más profunda de cómo se alinean realmente los objetivos.

A la mayoría de las personas no les gusta que se burlen de ellas, especialmente delante de otras personas, por lo que es posible que también tengas que hablar sobre la conducta de acoso o burla.

Conflicto de Hechos

ejemplos de relaciones interpersonalesEstás totalmente convencido de que las serpientes pueden oír, pero tu amigo insiste en que no pueden porque no tienen oídos. Esto ilustra un conflicto de hechos, también llamado conflicto simple. El conflicto de hechos ocurre cuando dos o más personas no se ponen de acuerdo sobre la información o la verdad de algo.

Dado que este tipo de conflicto implica hechos, a menudo se puede resolver con bastante facilidad. Todo lo que tienes que hacer es comprobar una fuente creíble de la verdad. 

Conflicto de Valores

Este tipo de conflicto surge cuando diferentes valores personales llevan a un desacuerdo.

Si tú y un compañero de trabajo tienen diferentes puntos de vista sobre el derecho al aborto, por ejemplo, o tú y tu hermano tienen diferentes creencias religiosas, podrías encontrarte en un conflicto de valores.

Este tipo de conflicto no siempre tiene un camino claro para su resolución. Las personas pueden tener valores y creencias personales muy variados, por lo que puede resultar muy útil que reconozcas tus puntos de vista opuestos (con respeto) y aceptes que probablemente no cambiarán de opinión.

Conflicto de Políticas

Este conflicto se produce cuando la gente no puede ponerse de acuerdo sobre una estrategia de solución de problemas o un plan de acción en una situación determinada. La personalidad, la crianza, la educación y cualquier otro número de factores pueden tener un impacto en el enfoque de la política de alguien, o en la resolución de problemas, por lo que este tipo de conflicto no es inusual.

Puede ocurrir cuando los padres no están de acuerdo en la forma más eficaz de disciplinar a un niño, por ejemplo, o cuando los compañeros de trabajo tienen ideas diferentes sobre la mejor manera de abordar un gran proyecto.

Conflicto del Ego

¿Alguna vez ha tenido una discusión en la que ni usted ni la otra persona involucrada pudieran echarse atrás o aceptar una pérdida?

El conflicto del ego a menudo se desarrolla junto con otros tipos de conflictos, y puede hacer que cualquier desacuerdo sea más difícil de manejar. Comúnmente ocurre cuando el conflicto se vuelve personal.

Tal vez usted, u otras personas involucradas, relacionen el resultado del conflicto con su inteligencia. O tal vez alguien usa el desacuerdo como una plataforma para hacer comentarios juiciosos o despectivos. En cualquiera de los dos casos, los intentos de resolver el conflicto real podrían descarrilar al concentrarse en el conflicto del ego.

Metaconflicto

El metaconflicto ocurre cuando tienes conflictos sobre tus conflictos. Algunos ejemplos:

  • “¡Siempre asientes con la cabeza, pero nunca escuchas lo que digo!”
  • “Eso es tan injusto. No estamos hablando de eso en absoluto”.
  • “Estás demasiado alterado. No puedo lidiar contigo cuando estás así”.

Para resolver el conflicto de manera eficaz, es necesario comunicarse con claridad.  Aunque el metaconflicto puede plantear problemas de comunicación, a menudo lo hace de forma poco útil.

Cuando no abordas los problemas de comunicación de manera productiva, especialmente cuando ya estás en desacuerdo, el conflicto puede complicarse.

como resolver conflictos interpersonales dentro de la pareja

Entonces, Decide Tu Estrategia de Resolución

Gestionar un conflicto no significa necesariamente prevenirlo. Diferentes opiniones y perspectivas pueden ofrecer oportunidades para comprender mejor cómo se sienten otras personas y relacionarse con ellas a un nivel más profundo.

Cuando el conflicto se produce inevitablemente, la comunicación respetuosa es clave. Puede que no siempre estés de acuerdo con todos, y eso está bien. Las palabras amables y una mente abierta pueden ayudarte a resolver – o a aceptar – las diferencias de manera más efectiva.

Hay muchas formas sanas y productivas de superar los conflictos, aunque algunas no funcionarán en todas las situaciones. En general, la resolución de conflictos cae en una de las siguientes categorías.

Retirada

Cuando te retiras del conflicto, estás evitando el problema. No hablas de ello, o sólo lo haces de forma indirecta.

La retirada (también llamada evasión) puede implicar:

  • Ignorar a las otras personas involucradas
  • Negarse a discutir el tema
  • Retirarse físicamente del conflicto
  • Eliminar el problema…

Evitar los conflictos puede causar problemas en las relaciones, especialmente si evitas hablar de las cosas que realmente te importan a ti o a cualquier otra persona involucrada. La abstinencia puede empeorar un problema o, al menos, hacerlo parecer más significativo con el tiempo.

Alguien también puede optar por evitar el conflicto negándose a hablar directamente del tema. En su lugar, continúan sacándolo a colación indirectamente con comentarios sarcásticos o pasivo-agresivos. Esto puede aumentar la frustración y empeorar la situación para todos los involucrados.

¿Cuándo Retirarse?

Aunque la retirada no es del todo una mala noticia. Puede ser particularmente útil para tratar con:

  • Conflictos Intensos: Cuando las emociones están altas, puedes retirarte temporalmente para refrescarte y recuperarte. Evitarlo temporalmente puede ayudar mucho, especialmente cuando no quieres dañar tu relación con la otra persona involucrada.
  • Conflicto Sin Importancia: Puedes elegir evitar el conflicto si se trata de algo que realmente no importa, especialmente si tu relación con la otra persona involucrada sí importa. Por ejemplo, tu mejor amigo insiste en que ganó tu último torneo de juegos de mesa. Recuerdas un resultado diferente, pero no tienes ganas de discutir sobre ello, así que dejas de desafiar su memoria.

Complaciente

Ser complaciente implica poner las necesidades de alguien más primero. Se concede el conflicto, lo que permite “ser la persona más grande”, por así decirlo.

Los otros involucrados pueden sentirse positivamente hacia ti, pero ten en cuenta que siempre complacer a otras personas cuando surgen desacuerdos te impide satisfacer tus propias necesidades. Tal vez no te importe no conseguir lo que quieres ya que quieres que tu pareja sea feliz. O tal vez realmente no te importa dónde va de vacaciones.

Las relaciones saludables deben incluir algún tipo de concesiones mutuas. Así como usted considera las necesidades y los deseos de su pareja, ellos también deben considerar los suyos cuando usted los expresa.

Como en la mayoría de las cosas buenas de la vida, la moderación es clave cuando se trata de la complacencia

Competición 

Competir, o forzar, implica presionar por tu propia perspectiva. Quieres “ganar” el conflicto, así que intentas que los demás se involucren para que vean las cosas a tu manera.

La competencia no siempre significa usar tácticas de agresión o manipulación. Sigues compitiendo si pides o intentas persuadir a los demás de que acepten tu sugerencia.

Contrariamente a la creencia popular, la competencia puede llevar a resultados positivos, particularmente cuando se compite respetuosamente.

Digamos que estás trabajando en un proyecto de grupo. Sabes que tienes la respuesta correcta, y tienes pruebas que te respaldan. Cuando ganas el conflicto, todos los involucrados se benefician. Si tienes más conocimiento sobre una situación específica, también puedes necesitar hacer que otros sigan tu ejemplo, especialmente si hay un potencial de peligro.

Sin embargo, a veces el conflicto puede escalar si todos los involucrados quieren ganar, especialmente cuando nadie está dispuesto a considerar otros métodos de resolución.

También puede afectar a las relaciones. Así como siempre acomodarse puede tener un impacto negativo con el tiempo, siempre forzar a otra persona a acomodarse a ti también puede llevar a problemas, especialmente cuando competir implica coerción.

Compromiso

Cuando te comprometes, cedes algo de terreno, pero también lo hace la otra persona. En otras palabras, ambos consiguen algo de lo que quieren. Esto puede hacer que el compromiso parezca un gran enfoque para la resolución de conflictos. Todos ganan, ¿verdad?

Sí, pero también no, ya que también pierdes un poco. Al final, cuando uno o ambos recuerden lo que concedieron, pueden sentirse frustrados o resentidos. En algunos casos, incluso puede causar que el conflicto inicial se reaviva de nuevo.

El compromiso puede tener beneficios, sin embargo. Generalmente es mejor obtener algo de lo que quieres, por ejemplo. También puede funcionar bien cuando, por cualquier razón, no es posible resolver un problema de una manera que satisfaga completamente a todos.

Tengan en cuenta que, una vez que se ha llegado al punto de compromiso, a menudo se puede dar un paso más y resolver el problema en colaboración.

Colaboración

Una colaboración exitosa generalmente significa que todos ganan. Pero requiere un esfuerzo por parte de todos, por lo que si bien puede ofrecer más beneficios a largo plazo que otras estrategias de resolución de conflictos, puede tener menos popularidad que soluciones más rápidas como el compromiso.

Para colaborar con éxito, hay que comunicarse. Ambos comparten sus sentimientos y usan la escucha activa para entender realmente el punto de vista de la otra persona. Utilizan este conocimiento para elaborar una solución que les permita a ambos obtener lo que quieren.

Es mejor tratar de colaborar cuando sea posible. Esta estrategia es particularmente recomendada para abordar conflictos con una pareja romántica, o cualquier otra persona con la que quieras mantener una relación fuerte.

Para colaborar con éxito, miren su conflicto como un problema a resolver juntos, no como una competición a ganar individualmente. La flexibilidad también ayuda. Puede que pienses que has encontrado la respuesta correcta, pero tu pareja puede tener una idea que hace que tu solución sea aún mejor.

imagenes de conflictos interpersonales

Trampas que Hay que Evitar

No siempre es fácil abordar el conflicto interpersonal, especialmente cuando las personas involucradas tienen ideas muy diferentes. Evita estos patrones destructivos, y verás que puedes navegar incluso los conflictos más difíciles con éxito.

Hostilidad Mutua

Cuando su conflicto se convierte en una discusión en toda regla, es probable que haya llegado al punto de la hostilidad mutua. La hostilidad puede implicar ataques personales, gritos y otros tipos de abuso verbal.

Se recomienda estar atento a..:

  • El desprecio o el intercambio de insultos
  • Críticas o atacar el carácter de alguien en lugar de expresar una queja específica
  • Estar a la defensiva en lugar de estar abierto a la retroalimentación
  • Obstruccionismo

Estas tendencias pueden impedir cualquier cambio productivo.

Retirada de la Demanda

Esta pauta describe una situación en la que una persona expresa sus necesidades o trata de abordar un conflicto, pero la otra persona responde retirándose o evitando el tema.

Como sólo una persona hace un intento de resolver el problema, a menudo no se resuelve. Por lo general, la persona que quiere resolver el conflicto seguirá planteando el tema mientras que la otra persona seguirá cambiando de tema o abandonando la discusión.

En la mayoría de los casos, la frustración y el resentimiento se acumulan en ambos lados a medida que el problema empeora.

Contra-Inculpación

Esto sucede cuando una persona redirige el conflicto culpando a la otra persona del problema.

Le preguntas a tu pareja por qué no aspiraron la casa como dijeron que lo harían, y responden diciendo: “Bueno, moviste la aspiradora, así que no pude encontrarla”.

El conflicto que implica la contra-inculpación puede salirse de control rápidamente. Las acusaciones pueden llevar a la frustración y al estrés, y puede que te sientas más con ganas de devolver una respuesta que de tener cuidado de responder de forma productiva.

Se recomienda usar las siguientes frases para evitar este patrón. En lugar de decir, “Hiciste X” o “Siempre Y”, intenta algo como, “Me cuesta mucho trabajo cuando X” o “Siento Y”.

Esto te permite compartir tu propia perspectiva sin culpar a nadie más.

Quejas Cruzadas

Cuando un compañero plantea un tema, puede sentirse tentado a plantear un asunto completamente ajeno que le ha estado molestando.

Un ejemplo es cuanto dices “¿Puedes por favor poner tus zapatos en el armario cuando llegues a casa? Siempre me tropiezo con ellos”.

Tu hermana se queja diciendo: “Oh, claro, lo haré tan pronto como guardes tus libros. Están por toda la mesa y nadie más puede usarlos”.

Es una buena idea mantener conversaciones sobre un tema específico. Trabajar con un problema a la vez puede facilitar la contención del conflicto.

Argumentos Serios

¿Alguna vez has terminado una discusión sin llegar a una verdadera resolución? No podías hablar más del tema, así que te rendiste o alguien se retiró.

Cuando los problemas no se resuelven, probablemente vuelvan a surgir, una y otra vez, y otra vez.

Discutir sobre lo mismo una y otra vez puede tener un serio impacto en tu relación. Lo que comenzó como un problema menor con una solución bastante simple puede convertirse en un punto de discusión que los enfurezca a ambos inmediatamente.

Conclusión

Ya sea que el conflicto ocurra entre amigos, compañeros de trabajo o parejas románticas, es perfectamente normal. Puede que te sientas inseguro de la mejor manera de resolver cada tipo de conflicto a medida que surja, pero recuerda que no siempre hay una “mejor” manera.

Cuando abordas un conflicto con flexibilidad, respeto y la voluntad de escuchar y considerar las perspectivas de los demás, tendrás más posibilidades de colaborar con éxito para encontrar la mejor solución para todos.